QUIÉNES SOMOS

Quiénes somos

Somos el canal de televisión experimental de la Universidad de Santiago de Chile, laico, sin fines de lucro e inclusivo y cuyo carácter público, educativo y cultural se expresa en una oferta programática que aspira a contribuir de manera decisiva con la era de la televisión digital, reflexiva, crítica, inclusiva, de calidad, pluralista y de acceso gratuito para todos los habitantes de Chile.

Con una cobertura que abarca la Región Metropolitana, sus orientaciones están dadas por la Ley General de Telecomunicaciones, así como todas aquellas disposiciones que regulan las transmisiones experimentales del servicio de radiodifusión televisiva de libre recepción con tecnología digital. Sus principios y valores son los que sustenta la propia Universidad de Santiago de Chile, Institución estatal y pública de excelencia con más de 169 años de aporte al país.

El equipo de profesionales de STGO.TV - Canal 48, trabaja en estricto apego a la Ley 19.733 Sobre Libertades de Opinión e Información y Ejercicio del Periodismo, y al Código de Ética del Colegio de Periodistas de Chile.

Es importante destacar que la producción propia de STGO.TV - Canal 48 se ve reforzada a partir de una serie de convenios suscritos con entidades públicas y privadas de la industria televisiva y cultural, tanto nacional como internacional.

Este medio que es parte de una red de televisión pública asociada a la Corporación UESTV del Consorcio de Universidades del Estado, ofrece, además, una plataforma WEB que incluye VOD (Video on demand), livestreaming a partir de un portal de TV interactivo, vinculado a RRSS y en permanente actualización. En este contexto, los usuarios disponen de una programación 24/7 a la carta.

Como medio público tenemos el imperativo de asumir valores humanos fundamentales, así como aquellos estipulados en la Ley de Televisión Digital. Por consiguiente: promovemos a través de nuestra programación el respeto a la democracia, la paz, el pluralismo, el desarrollo regional, el medio ambiente, la familia, la formación espiritual e intelectual de la niñez y la juventud, los pueblos originarios, la dignidad humana y su expresión en la igualdad de derechos y trato entre hombres y mujeres, así como el de todos los derechos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes.